MINFOOD EN TENDENCIA

Tener un estilo de vida saludable no tiene solo que ver con la alimentación y el entrenamiento físico, si no que va más allá, se trata además de una estabilidad emocional y mental. Es por ello que cada día cobra más sentido la relación entre lo que comemos y cómo nos sentimos; y cómo a través de nuestra alimentación podemos alcanzar bienestar además de salud, lo que nos lleva a querer conocer sobre el origen de los alimentos, como han sido procesados o sus propiedades terapéuticas y los beneficios que nos aportan.Un estudio realizado por el Tenedor, a comienzos del año pasado, arrojó que «76% de los españoles afirman que su estado de ánimo afecta al tipo de platos que escogen en un restaurante.»


El mindfood, surge en respuesta a los hechos cronológicos en medio de esta ola saludable que venimos atravesando como sociedad, como el vínculo que existe entre lo que comemos y lo que sentimos. Y se pone de manifiesto en la propuesta gastronómica de la mayoría de los restaurantes actuales, que con mayor frecuencia incorporan a su estilo y cartas, platillos y servicios que apuestan por este concepto para ganar adeptos a este nuevo estilo de vida.


Y hablar de mindfood, nos lleva también a hablar de mindfoodness que no es más que comer conscientemente, es decir, tener una relación con los alimentos a través de la conciencia plena. Se basa en los mismos fundamentos que la técnica ya conocida del mindfulness, pero específicamente aplicada al momento de la comida, ya sea desayuno, almuerzo o cena.


Alimentarse conscientemente es uno de los pilares fundamentales de la medicina tradicional china y de la india o Ayurveda, que en su filosofía dan la misma importancia a lo que comemos como a lo que hacemos. Según estos sistemas de salud, el no prestar atención a la forma en que nos alimentamos, el entorno y a lo que ocurre a nuestro alrededor, suele ser la principal razón de una mala digestión, ansiedad, sobrepeso y sentimientos de culpa o vergüenza en relación a la comida.





Dentro de lo principales hábitos que debemos empezar a adquirir para adoptar una alimentación consciente podemos mencionar el comer sin prisa, sentandonos a disfrutar el momento; lo que nos lleva a comer despacio, dando pequeños bocados, masticando bien y tragando totalmente los alimentos antes de volver a ingerir otro bocado. Al sentarnos a comer debemos evitar distracciones como la televisión, el celular, música demasiado fuerte, libros, periódicos, tablets o cualquier cosa que nos distraiga. Nunca trabajar cuando comemos, ni tocar temas de conversación que nos alteren o afecten. Debemos activar todos nuestros sentidos, focalizando nuestra atención en el sabor pero sin dejar de disfrutar de los olores, colores, texturas y la armonía del plato. Y por último debemos aprender a dejar el tenedor en la mesa entre cada bocado y a no cruzar las piernas, ten en cuenta que los órganos digestivos no deben estar en tensión.


Alimentarse ya no sólo se trata de comer, es mucho más que eso... Se trata de un acto de responsabilidad con nosotros mismos, de entender cómo nuestra alimentación puede ayudarnos a minimizar los niveles de estrés, de escuchar lo que nuestro cuerpo nos está pidiendo y darle al César lo que es del César. Pero además, se trata de tomar conciencia de cómo los alimentos pueden afectar nuestro estado de ánimo y hasta la calidad de nuestros pensamientos.


Sabiendo todo esto esto no nos queda más que empezar a poner en práctica el aquí y el ahora a la hora de comer!!!!! Esperamos tus comentarios.....

















25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo